Historia de la célebre Reina de España Doña Juana, llamada vulgarmente, La Loca

Not Available

Historia de la clebre Reina de Espa?a Do?a?by Anonymous

The Project Gutenberg EBook of Historia de la clebre Reina de Espa?a Do?a
Juana, llamada vulgarmente, La Loca, by Anonymous This eBook is for the use of anyone anywhere at no cost and with almost no restrictions whatsoever. You may copy it, give it away or re-use it under the terms of the Project Gutenberg License included with this eBook or online at www.gutenberg.net
Title: Historia de la clebre Reina de Espa?a Do?a Juana, llamada vulgarmente, La Loca
Author: Anonymous
Release Date: December 14, 2006 [EBook #20099]
Language: Spanish
Character set encoding: ISO-8859-1
*** START OF THIS PROJECT GUTENBERG EBOOK HISTORIA DE LA CLEBRE REINA ***

Produced by Chuck Greif and the Online Distributed Proofreading Team at http://www.pgdp.net

[Nota del transcriptor: se conserva la ortografa del original.]
[Illustration]
HISTORIA DE LA CELEBRE REINA DE ESPA?A DO?A JUANA, LLAMADA VULGARMENTE LA LOCA.
Madrid. IMPRENTA DE D. JOS MARIA MARS, Corredera Baja de San Pablo, nm. 27. 1848.
* * * * *

CAPITULO PRIMERO.
De cules fueron los padres de Do?a Juana la Loca, y las cosas que pasaban en su palacio.
[Illustration]
Don Fernando y do?a Isabel, clebres y nunca bien ponderados reyes catlicos, ocupaban los tronos de Aragon y Castilla, dando un ejemplo de moralidad y sabidura toda su crte, y siendo estimados altamente, no solo por la aristocrcia de su poca, sino tambien por todos sus sbditos. Muy agradecidos los rgios esposos las muestras de cari?o que estos continuamente les prodigaban, no podian menos de espresarles su reconocimiento de una manera mas loable, porque estos monarcas no se desdoraban de que cualquier vasallo hiciese parar su carruaje, aun en los sitios mas pblicos y concurridos, para prestar atencion lo que les quisiesen manifestar. No obstante de esto, siempre se ha conocido, segun los historiadores, el no faltar nunca entre los palaciegos aquellas comunes discordias y hablillas, hijas de la envidia. Ninguna prueba que caracterice mas esta verdad, que la de que hallndose ya en cinta la reina Isabel la Catlica, comenzasen propalar varios personajes, entre los cuales se hallaba D. Enrique de Villena, que la sucesion que esperaban no podia menos de ser bastarda; y esto lo deducian de las varias escenas que habian presenciado en palacio. Mas sin embargo de ser D. Fernando tan previsor, y de inspeccionar tanto las cosas que le eran anejas, parece que estas voces las tom por vagas, y no se cuid de ellas; asi es, que dichos personajes atribuian la indolencia de D. Fernando en este punto, al miedo al escesivo amor que profesaba Do?a Isabel, la cual unia los vnculos de esposa, el ser nieta de su hermano.
Miras particulares se llevaban el de Villena y otros en difundir por el vulgo tales voces, pero miras que mas tarde fueron descubiertas por los que mas le vendian amistad, declarando al soberano verbalmente los proyectos concebidos por ellos, y mostrndole por escrito la correspondencia que habian interceptado dirigida D. Juan de Portugal, la cual contest inmediatamente D. Fernando por medio de su enviado de negocios, Lope de Alburquerque. No habiendo querido Don Juan de Portugal dar audiencia al enviado de Castilla, y habindolo llegado saber muy pronto D. Fernando, mont en clera de tal suerte, que nadie se atrevia dirigirle una palabra. Procuraban aplacarle en algunos momentos de furia, pero todo era en vano; amenazaba que haria entender sus contrarios lo que merece el que agravia al monarca de Castilla, y que mostraria cun grandes eran sus fuerzas contra los que le enojaban. Tampoco fueron bastantes aplacar su ira los ruegos de su hermano D. Pedro de Acu?a, conde de Buendia, quien le protestaba no se irritase tan terriblemente, que tal vez una fraguada noticia, como podia ser, fuera el motivo del ludibrio y las imprecaciones que dirigia sin distincion de parientes y amigos. Solo las amonestaciones de un personage que por respeto se calla, era las que daba cabida el rey D. Fernando. Este personaje se supo grangear su cari?o por su bella cualidad, que era la de todo adulador, logrando con sus palabras henchir el pecho del monarca cada dia de mayor pasion. Aun la misma reina Isabel tuvo en muchas ocasiones que valerse de este favorito para hablar con su real esposo.
Estos sucesos ocurrian en el palacio de la imperial Toledo, cuando di luz la reina Isabel, el 6 de noviembre de 1479, la princesa Do?a Juana de Castilla, muy parecida su abuela Do?a Juana, esposa de D. Juan III de Aragon, segun afirma el autor de las Reinas Catlicas.
El nombre de Do?a Juana es el de uno de los monarcas que por mas largo tiempo han figurado en Espa?a al frente de los documentos y rdenes reales, y no obstante se puede afirmar que en pocas ocasiones, mejor
Continue reading on your phone by scaning this QR Code

 / 15
Tip: The current page has been bookmarked automatically. If you wish to continue reading later, just open the Dertz Homepage, and click on the 'continue reading' link at the bottom of the page.